Cómo hacer un buen mantenimiento del ordenador

//Cómo hacer un buen mantenimiento del ordenador

Cómo hacer un buen mantenimiento del ordenador

Para empezar, debéis tener claro que para un buen funcionamiento todo ordenador necesita un antivirus.

Cierto es que incluso los propios informáticos recomendamos no tener antivirus, sobre todo en casos en que el ordenador es tan viejo que un antivirus solo provoca que no se pueda trabajar con comodidad de la lentitud que causa.

Aun así, siempre decimos a nuestros clientes que, si no tienen ningún antivirus de pago, utilicen el propio de Windows, que ya en Windows 7, 8 y 10 está bastante bien. Éste antivirus se actualiza con el propio Windows y está bien integrado a nivel de consumo.

Mantenimientos de software

Un ordenador necesita un mantenimiento de software. Como mínimo se debería tener el Windows actualizado y luego los drivers y firmwares de los dispositivos o componentes.

Os explicamos un poco que es cada cosa para que podáis haceros una idea mejor.

→ Un driver es el software que necesita todo sistema operativo para poder entenderse con un componente o periférico (tarjeta grafica, tarjeta de sonido etc.)

→ Un firmware es un software que se encuentra grabado en el propio componente o dispositivo y sirve para tener un correcto funcionamiento interno.

Además, aconsejamos pasarle al ordenador un limpiador, como por ejemplo el popular CCLEANER una vez cada 3 meses para limpiar temporales, registros de sistema y ver si tenemos extensiones no permitidas en nuestros navegadores.

Por último, de vez en cuando deberíais pasar un antispyware como malwarebytes o adwcleaner para revisar si tenemos software malicioso infiltrado en nuestro ordenador.

En resumen:

-Siempre un antivirus

-Siempre Windows actualizado

-Drivers y Firmwares actualizados

-Cada 3 meses un limpiador

-Cada 3 meses un antispyware.

IMPORTANTÍSIMO, SIEMPRE tener una copia de seguridad en un disco externo o en la nube.

Mantenimiento de limpieza del equipo informático

En este apartado empezamos ya a ensuciarnos las manos.

Nosotros siempre recomendamos a nuestros clientes que una vez al año, sobre todo antes del verano, nos traigan el ordenador de sobremesa o el portátil para hacerle una limpieza física.

Abrimos el ordenador, quitamos todo el polvo con aire comprimido (cuidado con la electricidad estática), con un cepillo de dientes suave y limpiadores de contactos, frotamos las placas electrónicas para eliminar residuos de óxido o ácido y, de paso, aprovechamos para hacer una revisión visual del estado de los componentes.

Como vemos en la imagen deberíamos reconocer los conectores propios del monitor, el VGA, HDMI o DVI.

Quitamos el ventilador del procesador y limpiamos bien con ayuda de alcohol isopropílico toda la pasta térmica y la remplazamos por pasta nueva.

Realmente la pasta térmica aguanta muy bien unos 2 años, así que no hace falta cambiarla cada año.

Luego, al encender el ordenador, pasamos un test de gráfica para calentar un poco el equipo y escuchar los ventiladores para comprobar que no hagan ningún ruido fuera de lo normal.

Os dejamos una fotografía de unos ventiladores antes y después de ser limpiados, para que veáis a lo qué nos referimos.

En cualquier de todos estos casos, siempre debemos asegurarnos de cambiar la pasta térmica del procesador y de la gráfica y de limpiar todos los ventiladores para que tengamos la mejor ventilación posible.

En caso que todo esté como debería ya solo queda limpiarlo por fuera y afirmar que ya estamos preparados para afrontar el verano sin preocupaciones.

Hay que tener precaución con algunos componentes del equipo informático

Debemos realizar un análisis de algunos componentes del ordenador para saber en qué estado se encuentra y no llevarnos sustos innecesarios.

Por ejemplo, deberíamos revisar la potencia que emite la fuente de alimentación cada 3 años y comprobar su estabilidad para que no haya picos eléctricos que puedan dañar componentes internos.

También, y eso si es algo muy muy importante, el disco duro.

Según nuestra experiencia, un disco duro normal HDD empieza a dar errores de lectura y de escritura a partir de los 5 años.

A las empresas a los cuales llevamos el mantenimiento informático, les recomendamos reemplazar ese componente si o si cada 5 años para estar tranquilos. Una vez transcurrido este tiempo, el disco duro puede dejar de funcionar y en caso de no tener copias de seguridad, podemos perderlo todo.

¡¡¡Así que cada vez que llevéis el ordenador a un técnico pedidle que os revise el SMART del disco!!!

El SMART es una memoria interna de disco destinada a almacenar los errores del propio disco, así podemos fácilmente comprobar el estado del mismo.

Si no lleváis nunca el ordenador a un técnico, antes de los primeros 5 años debéis hacer una revisión del disco, y recordad, tened siempre copia de seguridad de los más vital para vosotros (fotos familiares, videos, documentos, trabajos).

Luego, simplemente revisad el sistema de ventilación, comprobad que no haya ningún ventilador parado, que no hagan ruidos y que no estén los orificios tapados.

Otras precauciones a tener en cuenta para el buen uso de nuestro ordenador

Siempre es mejor dejar libre los orificios de salida y entrada de aire para no ahogar el ordenador. En especial cuando hablamos de portátiles.

Eso de tener el portátil en el regazo, encima de un cojín o una manta nunca es sinónimo de algo bueno. La situación perfecta es tenerlo encima de una superficie rígida, ya que la gran mayoría de portátiles ventilan por la parte inferior y sus cuatro puntos de apoyo que hay debajo que ayudan a elevar medio centímetro el portátil y hacer que respire más y mejor. Si no lo ponemos en una superficie rígida podemos ahogar el ordenador, provocar que sufra un sobrecalentamiento y que derive en un fallo de gráfica.

En el caso de los ordenadores portátiles, hay otro fallo muy frecuente.

La gente suele cerrar la tapa del portátil y guardarlo directamente en una funda o bolsa. ¡¡Éste gesto tan simple puede ser un suicidio para nuestro ordenador!!

Al cerrar la tapa, el Windows o Mac procede a suspender el equipo y dejar de funcionar. ¿Pero… y si por algún motivo no sucediera esa suspensión?

Aquí es cuando empiezan los problemas.  En caso que guardemos el equipo encendido y que por algún motivo no se suspenda, automáticamente el portátil empieza a calentarse. Los ventiladores se aceleran, esparciendo el aire caliente dentro de la funda, lo cual provoca todavía más calentamiento, y así sucesivamente hasta el punto que se el propio ordenador se apaga por seguridad.

Algunas veces llega a dañarse algún componente como, en especial, la gráfica. Una vez estropeada ya no hay vuelta atrás.

Entonces, siempre, al cerrar la tapa, debéis garantizaros que el ordenador apaga los ventiladores indicando su correcta suspensión. Aunque cabe decir que, si el tiempo hasta su próximo uso es largo, se recomienda apagar el equipo.

Otro problema que nos encontramos a menudo es que la gente, muchas veces, no apaga el ordenador durante semanas. Que la gente prefiere abrir y cerrar la tapa porque así el proceso de encendido y apagado es más rápido.

En esos casos, debéis saber que el sistema operativo se va cargando de “residuos” de los programas que vas abriendo y cerrando. Así que os recomendamos que, como mínimo, apaguéis del todo el equipo dos veces por semana.

Pensad que hay procesos de Windows que no se limpian si no apagas por completo el equipo.

 

2019-06-20T13:41:14+02:00 junio 20th, 2019|

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar